07 ene 2014

¿ EXISTEN EJERCICIOS OCULARES ?

Alguna vez les habrán contado la historia de alguien que mejoró su visión con ejercicios. Mucho de lo que se escucha hablar en la calle es inexacto y poco creíble. Pero, ¿ realmente sirve para algo hacer ejercicios para los ojos ?

Trataré de explicarles:

Por diversas causas, muchas veces hereditarias algunas personas nacen con problemas en el movimiento de los ojos y otras en el desarrollo y maduración de la visión.

Los problemas en el movimiento de los ojos son más frecuentes debido a que cada ojo tiene seis músculos que lo hacen girar en las direcciones de la mirada y deben coordinarse con el movimiento del otro ojo en forma totalmente simétrica y sincrónica. La más mínima incoordinación provoca síntomas muy molestos como fatiga al leer, dolor de cabeza, mareos, nauseas al leer y especialmente en los viajes, errores en el cálculo de la distancia, visión borrosa o doble y aún estrabismo.

Por problemas en el desarrollo y maduración de la visión se puede producir una la interrupción del proceso por el cual aprendemos a ver. Puede pasar en uno solo de los ojos. El momento en que ocurre es desde el nacimiento hasta los 6 años de edad en los ojos de niños normales.

Este proceso puede avanzar más lentamente que lo normal o detenerse totalmente provocando como consecuencia una disminución de la visión del ojo afectado. Comúnmente se conoce como “ojo perezoso” y su nombre científico es ambliopía.

Después de los 45 años es normal que comencemos a utilizar anteojos para poder enfocar de cerca porque aparece la presbicia.

Nuestro ojo tiene un músculo para hacer el enfoque naturalmente que se llama músculo acomodador o músculo ciliar.

Cuando leemos con los anteojos para presbicia todo el enfoque lo hace el cristal del anteojo. Por lo tanto este músculo no recibe la orden de contraerse y puede perder su tono.

La pérdida del tono puede producir una flaccidez acomodativa y mayor rigidez del cristalino que puede agravar la presbicia y aumentar la dependencia de los anteojos.

Recomendamos a nuestros pacientes que hagan un ejercicio de resistencia, de leer a diario todo lo que puedan sin los anteojos y que una vez por semana hagan un ejercicio de pre-calentamiento leyendo con la mejor iluminación cálida que tenemos, que es la luz solar, haciendo un gran esfuerzo por leer letras muy pequeñas, durante una hora sin descansos.

Les cuento esto para que ustedes puedan deducir fácilmente por que motivo existen ejercicios para los ojos. En el primer caso de incoordinación de movimientos como por ejemplo la insuficiencia de convergencia, la ejercitación del movimiento defectuoso lleva a un aprendizaje y refuerzo de los músculos debilitados, como cualquier otro músculo del cuerpo.

A eso lo llamamos ejercicio ortóptico.

En el segundo caso la maduración lenta o detenida puede activarse o acelerarse mediante una estimulación, que a modo de entrenamiento, permita que aprendamos a ver por un ojo que quizás ya no utilizaríamos más. A eso lo llamamos ejercicio pleóptico.

En el tercer caso procuramos prevenir la dependencia de los anteojos con ejercicios de acomodación y de calentamiento de la lente para conservar la elasticidad del cristalino.

Los ejercicios oculares no curan tantas cosas como quisiéramos pero son sumamente útiles cuando son bien realizados para prevenir y mejorar la visión en algunos casos y calmar algunas molestias en otros.

 LIBERTAD 1173 PISO 2 ´´ A´´  C.A.B.A.  TEL. 48126239

Av. Lincoln 3512 Piso 1 ´´A´´  C.A.B.A.     Tel. 011 1560236407

Preguntas